MOTORES HÍBRIDOS, LA TENDENCIA AUTOMOVILÍSTICA

 

Un estudio realizado entre más de 7.000 personas de 13 países confirma que el 60% de los conductores estaría dispuesto a comprar un vehículo eléctrico, y que pretenden adquirir un vehículo de estas características en los próximos tres años.

Entre los entrevistados, chinos, italianos y españoles se muestran como los más entusiasmados, con una aceptación de estos vehículos que supera el 75%.

 

La mayoría de los consumidores cambiaría su actual coche por otro vehículo eléctrico enchufable, según el estudio “Vehículos eléctricos: cambiando percepciones y minimizando riesgos” elaborado por Accenture. Estas preferencias de los consumidores desafían a las compañías eléctricas al incrementar los costes y la complejidad de la gestión de la red y las infraestructuras de carga.

Esta tendencia hará que las compañías eléctricas y los proveedores de servicios de carga tengan que trabajar para enfrentarse al incremento de la congestión de la red en las horas de mayor demanda de electricida, ya que la mayoría de los usuarios (el 67%) no están dispuestos a permitir que sean los operadores quienes "organicen" a qué hora deben recargarse sus coches. De los encuestados, un 62% rechazaría el intercambio de baterías como el método de recarga habitual y prefiere realizar la carga de las baterías enchufándolas, mientras que el 55% cargaría sus vehículos solo cuando lo necesiten y no cada vez que se detienen. Quizá por estos pequeños "problemas estructurales" y de recarga, por ahora, el 71% de los encuestados asegura que se decantaría por adquirir vehículos híbridos enchufables que funcionan con gasolina o diésel cuando la batería está baja. La opinión de los españoles es igual a la media, subiendo hasta el 74% en el caso de los conductores de entre 35 y 54 años. Las razones de unos y otros parecen centrarse en el insuficiente autonomía de batería para cubrir las necesidades diarias (85%); la escasa disponibilidad de puntos de carga (83%) y los largos tiempos de carga para los coches exclusivamente eléctricos (70%).

El coste de los coches enchufables no es el único factor clave de adopción de este tipo de vehículos. Un 51% de los consumidores lo compraría si el precio final fuera menor al de un vehículo convencional. Pero más importante resulta la disponibilidad de puntos de carga (63%) y que la autonomía de la batería fuera igual a un depósito de combustible de un automóvil convencional (53%).

La fuente de electricidad también es importante. El 80% querría conocer la fuente de electricidad utilizada y para un 45% impactaría en su decisión de compra final. De estos, un 85% desearía que la fuente fuera renovable. Por contra, la electricidad generada por combustible nuclear y fósil desalentaría a un 48% y 51% respectivamente.

Otros incentivos de compra tienen que ver con disfrutar de aparcamiento gratuito (65%), posibles descuentos en peajes (44%) y disponibilidad de carriles prioritarios (43%). El 82% de los españoles preferiría que este tipo de coches carecieran de impuestos.

 

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares. Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Contacto